Mabon

El equinocio de otoño coincide con la cosecha de las uvas. Tenemos la suerte de vivir en una comarca dedicada al vino, por donde vayamos hay tierras sembradas de vides, y en estos momentos llenas de máquinas cosechadoras o trabajadores que recogen la preciada fruta. En noviembre se hará la primera cata, el vino verde y el primer mosto fermentado estarán listos. 

Esta vez hemos decidido celebrar el Equinoccio de Otoño en el campo, aprovechando los últimos días de buen tiempo. Ha sido un verano intenso, necesitamos celebrar el Equinoccio con sencillez, sin presión ni obligación. Refugiados de miradas indiscretas en medio de un encinar, reflexionamos sobre la cosecha de nuestros logros, sobre lo que ha salido bien y también sobre lo que ha salido mal. Hacemos balance, pensamos en cómo acercarnos más al siempre cambiante equilibrio interno. Hablamos sobre las nuevas tareas que Isis nos ha asignado y nos asombramos de hasta qué punto encajan en nuestra manera de ser, entreviendo los beneficios que conllevarán para nosotros y para los demás, tomamos más conciencia de nuestro propio camino individual y como Iseum. Ofrendamos pan, uvas y vino, ofrendamos palabras del corazón. Aprendemos a dejar ir lo que ya no necesitamos con dulzura, imitando a los árboles que sencillamente dejan caer las hojas, sin retenerlas, sin apego Cruzamos las puertas del otoño con ilusión y esperanza.

 
¡Feliz Equinoccio de Otoño!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s